Bienvenid@!

Estás en el blog de moviments, desde aquí se puede interactuar con las diferentes actividades de la asociación. _________________ ________________ .. . .> . .>__leer presentación completa. .< . . <. . .. Bajar el triptico en PDF _____________________________________________________________ para darte de alta rellena > ESTE formulario ___________________ email: info@moviments.org.es

sábado, 26 de diciembre de 2009

Como era de esperar... depende de nosotr@s

Interesante articulo desde la revista unid@s de Argentina, ademas tienen libros muy interesantes aquí



Como era de esperar, la cumbre de Copenhaguen falló.
Es sabido de que si insistimos en nuestros propios intereses, siempre va a haber un sector amplio que va a quedar desfavorecido ya que no aplicamos una visión integral.
Todavía nos falta transformar en presunción básica que el interés de la parte sólo se da dentro el interés de todo el conjunto.
Falta visión sistémica, holística. Reconocernos miembros del Sistema Tierra.
Porque a la larga (y ya no tanto) el sistema responde, y el efecto boomerang llega…
Pero no vamos a detenernos en analizar el por qué de la situación y poner en tela de juicio obviedades.
No hay tiempo que perder, pero sí mucho que aprender y aplicar.
Hay que participar activamente. Todas las comunidades del mundo están siendo llamadas por sus congéneres para dar comienzo a éste cambio sustantivo.
Pero, como dice Ezequiel Ander-Egg, la participación es un punto de llegada y no de partida.  Urge aprender a participar dentro de una visión de Unidad en Diversidad. Y así, camino y meta se aúnan.
Con que cada uno denosostros comience a aplicar una virtud y una pauta espiritual y humanitaria siempre habrá esperanza. En ésta oportunidad la virtud de la austeridad es aplicable.
Es inmenso el poder de las acciones puras y desprendidas.
El Efecto Mariposa también se aplica para desatar lo bueno.
Siendo austeros en el consumo estamos desplegando el aleteo de la mariposa para provocar un huracán en el otro lado del mundo, capaz de desmoronar el modelo economicista, de acumulación sin límites, pero a la vez proponer otro estilo de vida, compatible con las culturas del Planeta en su lugar.
Rupert Sheldrake nos enseña desde la biología el poder de los campos mórficos: lo que hace un individuo de una especie por primera vez, queda favorecido, facilitado para que ya lo hagan todos los demás.
¿Será por eso que Dios dijo a Abraham que si encontraba sólo diez justos perdonaría Sodoma y Gomorra?
No hablamos ya de granitos de arena. Hablamos de singularidades disparadoras de procesos, de cómo lo improbable se convierte en creador de nuevas realidades, de puntos de bifurcación y de inflexión.
Hablamos de un aporte significativo. La austeridad, la frugalidad o, socialmente, la disminución global del consumo es un aporte significativo, sustantivo y espiritual.
Y como lo decía Paul Ekins ya en los ochenta, es una noción subversiva.
Y si una acción pura es poderosa, cuanto más aún cuando las articulemos e integremos.
Generemos la gran ola de decrecer con equidad y empatía.
Unámonos con los que tienen menos que compartir en éstas fiestas.
Gastemos menos nuestro tiempo y recursos valiosos en hacer compras y en su lugar dediquemos un rato a la creatividad para lograr un ambiente cálido e innovador para recibir juntos estas fechas festivas.
Porque los mejores satisfactores, los más creativos, son los que satisfacen con menos bienes materiales, dice el Desarrollo a Escala Humana. Y por eso son también los más equitativos socioambientalmente hablando.
No es rico el que más tiene sino el que menos necesita, dice la sabiduría popular.
Un gesto tan significativo y tan espiritual,  equivale a invitar a todos los miembros de la humanidad a nuestra mesa y darnos un abrazo fraternal con los más desfavorecidos y decirles: querid@s herman@s, estamos con ustedes y hacemos todo lo posible para crear un futuro justo para todos.
Compartir la alegría y la tristeza de los otros, y a la vez ayudar al medio ambiente, consumiendo menos y generando menos residuos y contaminación.
Liberémonos de las cadenas del consumismo, desconozcamos al ídolo del economicismo negándonos a entrar a sus templos, los grandes centros comerciales.
Resignifiquemos nuestras fiestas convirtiéndolas en un tiempo de preparativos de un año con mayores oportunidades para todos, ante los cambios inéditos que se avecinan.
Este mensaje es el mayor deseo de felicidad que tenemos para todos nosotros, para un nuevo año de mayor equidad socioambiental para toda la humanidad.
Haleh Maniei
Coordinadora Editorial del Boletín Unid@s
hmaniei@unida.org.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada